¿Viaje cómodo a Marte por hibernación?

Imagina que primero te alimentas bien durante dos semanas. Pasteles, filetes, lo que quieras, hasta que hayas ganado al menos diez kilos. Después, te vas a dormir. Tu temperatura corporal baja, y con ella tu tasa metabólica basal. Duermes en tu fresca cueva, rodeado por todos lados de recipientes de agua, como un oso, hasta que te despiertes de nuevo al cabo de tres meses. Ha perdido el exceso de peso. Pero también has perdido apenas masa muscular, a diferencia de lo que ocurriría si te hubieras visto obligado a permanecer tumbado durante tres meses, porque la hibernación preserva tus músculos. Ahora, tres semanas más de rehabilitación para compensar las pequeñas pérdidas, y estarás en forma para tu misión de investigación en Marte.

Así es como podría ir un vuelo a Marte en el futuro, si las ideas de los investigadores de la ESA que presentan el proceso en un artículo técnico se salen con la suya. Pero no se trata sólo de un viaje cómodo. Reducir el metabolismo de la tripulación de camino a Marte a una cuarta parte de lo normal reduciría significativamente la cantidad de suministros a transportar y el tamaño del espacio vital. Pero también reduciría el estrés de la tripulación. «Donde hay vida, hay estrés», explica Jennifer Ngo-Anh, coordinadora de investigación y carga útil de la ESA para la exploración humana y robótica y una de las autoras del artículo. «La estrategia minimizaría el aburrimiento, la soledad y la agresividad asociados al confinamiento en una nave espacial».

Pero la idea no es el criosueño, más habitual en la ciencia ficción, donde se congelan todas las células del cuerpo al mismo tiempo. Es dudoso que algo así pueda llevarse a cabo alguna vez. Sin embargo, la hibernación a la que se refieren los investigadores se aplica con éxito en la naturaleza en numerosas especies, incluidos los mamíferos. Se basa en una reducción del metabolismo inducida por el frío. Los osos parecen ser el mejor modelo para la hibernación humana en el espacio. Tienen una masa corporal similar a la nuestra y reducen su temperatura corporal sólo unos pocos grados, un límite que se considera seguro para los humanos. Al igual que los osos, los astronautas deben engordar antes de entrar en hibernación. Durante la hibernación, los osos pasan seis meses en ayunas e inmóviles en sus guaridas. Sin embargo, se mantienen en forma. «Las investigaciones demuestran que los osos salen sanos de sus guaridas en primavera y sólo pierden una pequeña cantidad de masa muscular. Sólo tardan unos 20 días en volver a sus niveles normales. De ello se desprende que la hibernación evita la pérdida de masa muscular y ósea y protege contra el daño de los tejidos», explica Alexander Choukér, profesor de medicina de la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich.

En los mamíferos, los niveles bajos de testosterona parecen favorecer la hibernación prolongada, mientras que los estrógenos regulan fuertemente el metabolismo energético en los humanos. «El equilibrio muy específico y diferente de las hormonas en mujeres y hombres y su papel en la regulación del metabolismo sugieren que las mujeres podrían ser las candidatas preferidas», afirma Choukér. Los astronautas pasarían el viaje a Marte en una cápsula blanda, con poca luz, temperaturas frescas por debajo de los diez grados centígrados y alta humedad. Se moverían muy poco, pero no estarían atados. Los sensores tendrían que medir la postura, la temperatura y el ritmo cardíaco, y si hubiera problemas médicos, se despertaría al tripulante. ¿Y por qué los tanques de agua? Protegen a los viajeros dormidos de la radiación cósmica.

Por desgracia, esta tecnología no es adecuada para los viajes interestelares. Después de todo, el metabolismo sigue funcionando, y los humanos envejecen incluso en hibernación.

Cómo imagina la ESA el vuelo a Marte (Imagen: ESA)

2 Comments

  • Magnifico artículo. No se me había ocurrido y es una muy buena solución.
    ¿Pero cómo se induciría el sueño y como se regularía su duración?
    Es un campo apasionante.

  • Dicen que quieren regularlo con la ayuda de las hormonas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BrandonQMorris
  • BrandonQMorris
  • Brandon Q. Morris es físico y especialista en el espacio. Lleva mucho tiempo preocupado por las cuestiones espaciales, tanto a nivel profesional como privado, y aunque quería ser astronauta, tuvo que quedarse en la Tierra por diversas razones. Le fascina especialmente el "qué pasaría si" y a través de sus libros pretende compartir historias convincentes de ciencia ficción dura que podrían suceder realmente, y que algún día podrían suceder. Morris es autor de varias novelas de ciencia ficción de gran éxito de ventas, como la serie Enceladus.

    Brandon es un orgulloso miembro de la Science Fiction and Fantasy Writers of America y de la Mars Society.