¿Qué edad tiene la Vía Láctea?

Nuestra galaxia contiene hasta 400.000 millones de estrellas, y tardaríamos 200.000 años en atravesarla, incluso a la velocidad de la luz. Un objeto tan grande (que es más bien mediocre para los estándares cósmicos) no nace de la noche a la mañana. En realidad, la Vía Láctea nació relativamente pronto, en una época en la que el universo era aún bastante joven. Pero, ¿cuándo exactamente y cómo se mide eso?

Sencillamente, si se quiere saber la edad de un bosque, se determina la edad de sus árboles. Las estrellas de la Vía Láctea no tienen anillos anuales, pero con el aumento de la edad contienen de media cada vez más elementos pesados. Mientras que las primeras estrellas estaban formadas únicamente por hidrógeno y helio, más adelante se encuentran cada vez más productos de fusión como litio, carbono y oxígeno hasta llegar al hierro. Los astrónomos hablan de la metalicidad de las estrellas, por lo que metal significa aquí todo lo que no es hidrógeno o helio.

Por supuesto, no basta con fijarse en unas pocas estrellas. Para obtener una imagen realista de la evolución de la Vía Láctea, hay que determinar la metalicidad del mayor número posible de estrellas. Los astrónomos Maosheng Xiang y Hans-Walter Rix se han propuesto esta tarea. Para investigar la historia de la formación de nuestra galaxia, utilizaron datos del Observatorio Espacial Gaia de la ESA y del Telescopio Espectroscópico de Fibra Multiobjeto de la Gran Área Celeste, en China, para identificar unas 250.000 estrellas en fase subgigante, cubriendo un gran volumen espacial de la Vía Láctea.

Los autores estimaron las edades individuales de estas estrellas y descubrieron que tenían entre 1.500 millones y 13.800 millones de años. A continuación, identificaron y caracterizaron los orígenes de los diferentes elementos estructurales en las poblaciones estelares del disco y el halo de la Vía Láctea. Los resultados sugieren que la formación del disco grueso comenzó hace unos 13.000 millones de años, sólo 800 millones de años después del Big Bang. Los autores calculan que el halo galáctico interior -debido a la fusión de la galaxia Gaia-Enceladus con la antigua Vía Láctea- no se formó hasta dos mil millones de años después. Esto probablemente coincide con el momento en que se formaron la mayoría de las estrellas del disco grueso.

Las estrellas en su fase subgigante de evolución proporcionan un reloj estelar preciso, ya que los astrónomos pueden medir directamente y con precisión su edad durante esta corta fase por su brillo. Sin embargo, debido a la corta duración de esta fase evolutiva, estas observaciones son relativamente raras, y en el pasado no se han podido realizar grandes estudios.

Impresión artística de los restos de la galaxia Gaia-Enceladus. Gaia-Enceladus se fusionó con nuestra Vía Láctea durante su primera fase evolutiva hace 10.000 millones de años, y sus restos pueden encontrarse hoy en toda la galaxia (Imagen: ESA (impresión artística y composición); Koppelman, Villalobos y Helmi (simulación), CC BY-SA 3.0 IGO)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BrandonQMorris
  • BrandonQMorris
  • Brandon Q. Morris es físico y especialista en el espacio. Lleva mucho tiempo preocupado por las cuestiones espaciales, tanto a nivel profesional como privado, y aunque quería ser astronauta, tuvo que quedarse en la Tierra por diversas razones. Le fascina especialmente el "qué pasaría si" y a través de sus libros pretende compartir historias convincentes de ciencia ficción dura que podrían suceder realmente, y que algún día podrían suceder. Morris es autor de varias novelas de ciencia ficción de gran éxito de ventas, como la serie Enceladus.

    Brandon es un orgulloso miembro de la Science Fiction and Fantasy Writers of America y de la Mars Society.