Planetas con cáscara de huevo

Abres la puerta de la esclusa. Tu primer paso en la superficie de un nuevo planeta. Hace calor, pero tu traje espacial te protege. Una fina capa de nubes oculta el sol. Pero algo va mal. Bajas por la escalera. ¿Qué ocurre? Giras sobre tu eje. Mires donde mires, el horizonte está a la misma distancia. Este planeta no tiene ninguna elevación. Es como si estuvieras de pie en el exterior de una cáscara de huevo.

Es probable que tales planetas existan realmente. Según un estudio reciente, los planetas «cáscara de huevo» son de esperar en un sistema solar bajo ciertas circunstancias. Y como nuestro universo es tan grande, es casi seguro que esas circunstancias existen en algún lugar. Incluso pueden existir entre los más de 4.000 exoplanetas ya descubiertos.

Los planetas tienen ciertas propiedades, como su tamaño, su temperatura interna y los materiales de los que están hechos. Otras propiedades dependen más del entorno del planeta, como la distancia a la que se encuentra del Sol.  «Sabemos por trabajos publicados que hay exoplanetas en los que las condiciones son más extremas que en nuestro sistema solar. Pueden estar más cerca de su estrella, o pueden ser mucho más grandes o tener superficies más calientes que los planetas que vemos en nuestro propio sistema», dijo el científico planetario Paul Byrne de la Universidad de Washington en St. Él y sus colaboradores querían determinar qué parámetros planetarios y estelares desempeñan el papel más importante a la hora de determinar el grosor de la capa frágil exterior de un planeta, llamada litosfera.

Este grosor ayuda a determinar si un planeta puede soportar una topografía elevada, como las montañas, por ejemplo, o si tiene el equilibrio adecuado de rigidez y flexibilidad para permitir que una parte de la superficie se hunda o subduca bajo otra, lo que caracteriza a la tectónica de placas. Este proceso ayuda a la Tierra a regular su temperatura a lo largo del tiempo geológico y es la razón por la que la tectónica de placas se considera un componente importante de la habitabilidad de un planeta. Por lo tanto, es más probable que un planeta con cáscara de huevo no sea habitable. Si hubiera sabido esto de antemano, tal vez no hubiera iniciado su largo viaje a este planeta.

Impresión artística de un planeta con cáscara de huevo (Imagen: NASA)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BrandonQMorris
  • BrandonQMorris
  • Brandon Q. Morris es físico y especialista en el espacio. Lleva mucho tiempo preocupado por las cuestiones espaciales, tanto a nivel profesional como privado, y aunque quería ser astronauta, tuvo que quedarse en la Tierra por diversas razones. Le fascina especialmente el "qué pasaría si" y a través de sus libros pretende compartir historias convincentes de ciencia ficción dura que podrían suceder realmente, y que algún día podrían suceder. Morris es autor de varias novelas de ciencia ficción de gran éxito de ventas, como la serie Enceladus.

    Brandon es un orgulloso miembro de la Science Fiction and Fantasy Writers of America y de la Mars Society.