¿Qué salvó a la Tierra del destino de Marte?

Hace tres mil millones de años, había agua líquida tanto en Marte como en la Tierra. En la actualidad, esto sólo ocurre en nuestro planeta. ¿Por qué? Marte ya no tiene un campo magnético tan fuerte como la Tierra. Por eso el viento solar puede arrastrar la atmósfera mejor allí que aquí. El campo magnético se genera en el núcleo externo de la Tierra, donde gira el hierro líquido (lo que se denomina «geodinamo»). Sin embargo, hace unos 565 millones de años, la fuerza del campo magnético disminuyó hasta el 10% de su fuerza actual. Después, el campo se recuperó misteriosamente y recobró fuerza justo antes de la explosión cámbrica de la vida multicelular en la Tierra.

Según una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Rochester, este rejuvenecimiento se produjo en decenas de millones de años -rápido en escalas de tiempo geológicas- y coincidió con la formación del núcleo interno sólido de la Tierra. «El núcleo interno es enormemente importante», afirma John Tarduno, de la Universidad de Rochester. «Justo antes de que el núcleo interno empezara a crecer, el campo magnético estaba al borde del colapso. Pero en cuanto el núcleo interno creció, el campo se regeneró. En su trabajo, publicado en Nature Communications, los investigadores determinaron varias fechas clave en la historia del núcleo interno, incluida una estimación más precisa de su edad. Los resultados de la investigación arrojan luz sobre la historia y la evolución futura de la Tierra y cómo se convirtió en un planeta habitable, así como sobre la evolución de otros planetas del sistema solar.

Debido a la relación entre el campo magnético y el núcleo de la Tierra, los científicos llevan décadas intentando averiguar cómo han cambiado el campo magnético y el núcleo de la Tierra a lo largo de la historia de nuestro planeta. Debido a su ubicación y a las temperaturas extremas, no pueden medir el campo magnético directamente. Afortunadamente, los minerales que salen a la superficie de la Tierra contienen diminutas partículas magnéticas que captan la dirección e intensidad del campo magnético en el momento en que los minerales se enfrían desde su estado de fusión. Para acotar mejor la edad y el crecimiento del núcleo interno, Tarduno y su equipo examinaron los cristales de feldespato de la roca anortosita utilizando un láser de CO2 y un magnetómetro. Esto permitió a los investigadores determinar dos nuevas fechas importantes en la historia del núcleo interno:

Hace 550 millones de años, por ejemplo, el campo magnético comenzó a renovarse rápidamente tras su casi colapso 15 millones de años antes. Los investigadores atribuyen la rápida renovación del campo magnético a la formación de un núcleo interno sólido que recargó el núcleo externo fundido y restauró la fuerza del campo magnético.

Hace 450 millones de años, la estructura del núcleo interno cambió, formando una frontera entre el núcleo interno y el externo. «Al poder acotar la edad del núcleo interno con mayor precisión, descubrimos que el núcleo interno actual se compone en realidad de dos partes», dice Tarduno. «Los movimientos de las placas tectónicas en la superficie de la Tierra han afectado indirectamente al núcleo interno, y la historia de estos movimientos está impresa en las profundidades de la Tierra en la estructura del núcleo interno».

Una mejor comprensión de la dinámica y el crecimiento del núcleo interno y del campo magnético tiene importantes implicaciones, no sólo para estudiar el pasado de la Tierra y predecir su futuro, sino también para saber cómo otros planetas podrían formar escudos magnéticos y mantener las condiciones necesarias para que surja la vida.

¿Qué habría pasado si el campo magnético no se hubiera recuperado tan rápidamente en ese momento? «La Tierra habría perdido mucha más agua con toda seguridad», dice Tarduno. «Nuestro planeta sería hoy mucho más seco y muy diferente a como lo conocemos».

Una representación de la Tierra, primero, sin núcleo interno; segundo, con un núcleo interno que empezó a crecer hace unos 550 millones de años; tercero, con un núcleo externo y otro interno hace unos 450 millones de años. Los investigadores de la Universidad de Rochester utilizaron el paleomagnetismo para determinar estas dos fechas clave en la historia del núcleo interno, que creen que restauró el campo magnético del planeta justo antes de la explosión de la vida en la Tierra. (Imagen: Universidad de Rochester / Michael Osadciw)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BrandonQMorris
  • BrandonQMorris
  • Brandon Q. Morris es físico y especialista en el espacio. Lleva mucho tiempo preocupado por las cuestiones espaciales, tanto a nivel profesional como privado, y aunque quería ser astronauta, tuvo que quedarse en la Tierra por diversas razones. Le fascina especialmente el "qué pasaría si" y a través de sus libros pretende compartir historias convincentes de ciencia ficción dura que podrían suceder realmente, y que algún día podrían suceder. Morris es autor de varias novelas de ciencia ficción de gran éxito de ventas, como la serie Enceladus.

    Brandon es un orgulloso miembro de la Science Fiction and Fantasy Writers of America y de la Mars Society.